¿Como saber si mi hijo está padeciendo acoso escolar?

¿Cómo saber si están acosando a mi hijo en el colegio?

Según un informe elaborado por la prestigiosa ONG Save the Children, la Región de Murcia, junto con Andalucía, es una de las zonas españolas donde existe más acoso escolar, ya que el 11% de los alumnos y alumnas encuestados en Murcia reconoce haber sido insultada o agredida de forma ocasional, y lo peor es que el 2% de los escolares declaran estar sufriendo estos acosos y agresiones de forma habitual.

Saber, como padres, si están acosando a nuestro hijo en el colegio resulta de gran ayuda para evitarlo.

El acoso escolar es también conocido en la palabra inglesa Bullying y consiste en una forma de maltrato físico y psicológico que recibe un alumno por parte de sus compañeros durante un periodo de tiempo determinado. El menor que en este contexto de acoso agrede, busca siempre intimidar a su víctima mediante un abuso de poder que a veces puede llegar a ser de forma física o simplemente mediante acoso verbal. Si estos comportamientos se mantienen en el tiempo, los escolares que son acosados empiezan a desarrollar una serie de problemas que se manifiestan mediante una baja autoestima, miedo a ir a la escuela, incluso fobia escolar, entre otros muchos síntomas. En reiteradas ocasiones, los niños que padecen maltrato sienten  vergüenza al comunicárselo a sus padres, bien por temer la reacción de éstos o por miedo a las represalias de sus acosadores.

A continuación te detallamos algunas alertas que pueden ayudarte a saber si tu hijo está siendo acosado en el colegio.

1.- Secuelas físicas. Son las pruebas más evidentes siempre que sean repetitivas en el tiempo. También es común que de manera habitual traiga rotas sus pertenencias escolares como libros o material.

2.- Bajada repentina de sus calificaciones y falta de atención  e interés por su rendimiento escolar.

3.- Pérdida de apetito.

4.-Miedo a ir al colegio y fobia escolar. Consiste en negarse a ir a la escuela y padecer un miedo intenso anticipatorio antes de ir al colegio, sobre todo durante los preparativos de la mañana que muchos niños somatizan con nauseas, vómitos o dolores de cabeza.

5.- Cambios en el estado de humor que pueden ir desde un estado de tristeza intenso a una intensa irritabilidad y que desconocemos su origen.

6.- No querer hablar con compañeros o relacionarse con ellos fuera del colegio y como consecuencia pasar mucho tiempo solo.

Resulta importante que sepamos que todos estos síntomas se tienen que manifestar de una forma sobrevenida, es decir, que supongan un cambio significativo en el día a día de nuestro hijo. Ante estas alertas conviene hablar con el tutor de nuestro hijo y con el centro escolar y si es necesario acudir a un profesional.